El Embarazo con Miomas

Los miomas son tumores benignos que se producen dentro del miometrio (capa media del útero) y del útero. También son conocidos como fibromas uterino, y estos se producen debido a un aumento en el nivel de los estrógenos de la mujer.

Mayormente estos son asintomáticos, pero pueden aumentar la hemorragia durante la regla. Además, estos pueden complicar el embarazo y posteriormente el parto.
Es muy poco probable que coincida un mioma o varios miomas con un embarazo. Ciertamente las estadísticas indican que esto puede ocurrir entre el 0.5 y el 4% de los embarazos.
Durante el embarazo, puede ocurrir que los miomas crezcan, esto puede ocasionar que se altere el desarrollo del feto durante el proceso de embarazo y mientras se dé el parto.
¿Por qué se producen los miomas?
Durante la gestación, puede ocurrir que los miomas aparezcan debido al factor hormonal placentario. De hecho, apenas el 20% de los casos ocurre este crecimiento de los miomas.
¿Cómo se diagnostica los miomas?
Básicamente, estos pueden ser detectados a través de la exploración física y por la ecografía. Ciertamente, estos pueden existir antes del embarazo.
Con la exploración física, es facil detectarlos. De esta manera, cuando el útero tiene un tamaño mayor al momento y tiempo de gestación.
En cambio con la ecografía, se puede visualizar el tamaño y el lugar preciso donde se esté desarrollando el mioma. Además, la ecografía siempre es un método de exploración utilizado para ver cómo va el embarazo.
En algunas ocasiones, los miomas son difíciles de visualizar o de poder palpar. Por lo tanto, se utiliza la resonancia magnética para determinar con mayor precisión donde se encuentra la anomalía. Sin embargo, este pobre procedimiento puede afectar al feto.

Los miomas durante el embarazo

los miomas pueden afectar el desarrollo del feto, ya que puede quitar espacio del útero, ocasionando que el bebé no pueda desarrollarse bien.
Además, pueden ser de gran riesgo porque en la mayoría de los casos, puede haber riesgo de aborto.
También, hace que las mujeres estén más expuestas de tener un parto prematuro.
Y cuando termina el parto, también existe el riesgo que cuando se contraiga el útero, este presente un sangrado muy grande, pudiendo comprometer la vida de la madre.

Tratamiento de los miomas

Como los miomas se presentan y las mujeres no tienen síntomas al respecto, lo más probable es que cuando quede embarazada, es que sea en ese momento que se entere o se diagnostique que padece de miomas.
Es por ello, que durante el embarazo sólo se pueda estar a la expectativa de lo que pueda pasar. Solamente en casos extraordinarios, se debe realizar algún tipo de intervención. Eso sí, que sea lo menos invasiva posible para no afectar el desarrollo del bebé.
Debido a la presencia de esta anomalía, los partos deban realizarse por cesárea, ya que los miomas pueden alterar la forma en que se puedan dar las contracciones.
Además, que dependiendo de la posición, forma y tamaño del mioma o miomas, también hagan que sea muy difícil realizar algunas cesárea, ya que han podido afectar la posición en que debería de estar el feto. De hecho, incluso puede obstruir el canal normal que debería de seguir el parto.