Cólicos y sangrado en el embarazo


La mujer durante el proceso de gestación puede presentar sangrado o un leve “manchado”. Ciertamente, este “manchado” puede darse durante las primeras semanas del embarazo e incluso durante todo el proceso de gestación, el cual no es motivo de mayor preocupación.

Ello así, es importante que la mujer pueda diferenciar entre un “manchado” y un “sangrado”.

Manchado o sangrado
La gran diferencia entre un “manchado” y un “sangrado” consiste en la cantidad del flujo.
Así, tenemos que en el “manchado”, se evidencia unas cuantas gotas de sangre, mucho menor que la menstruación, el cual puede ser atendido con un protector diario.

Ahora bien, en cuanto al “sangrado” debemos señalar, que el mismo puede ser en la misma medida o mayor a un período menstrual regular, resultando indispensable una toalla sanitaria.

Como comentamos anteriormente el “manchado” no debe ser motivo de preocupación para la futura madre. Sin embrago, siempre es recomendable acudir al médico a los fines que realice los procedimientos de control.

Por otra parte, ante un sangrado constante y abundante, es necesario que acuda a su médico de inmediato.

Como los principales motivos de este sangrado tenemos, mantener relaciones sexuales, infecciones y problemas de hormonas.

Los cólicos durante el embarazo
Los cólicos durante el embarazo son normales, los mismos son productos de la expansión del útero.

Estos cólicos, por lo general, son muy sutiles y la presencia de ellos, por sí sólo, no deben ser motivos de preocupación para la madre.

Así, tenemos que los cólicos puede ser provocados por otros motivos, tales como gases, la hinchazón, estreñimiento, incluso por mantener relaciones sexuales.

La presencia de cólicos y sangrado durante el embarazo
Como indicamos anteriormente, la presencia de un “manchado” o cólicos durante el embarazo pueden formar parte del proceso de gestación. Sin embargo, debemos prestar mucha atención cuando estos síntomas se combinen.

Ciertamente, la presencia constante de “manchado” y cólicos, puedes ser síntomas de complicaciones mayores para la mujer y para el bebé. Así, tenemos que en algunas oportunidades las madres pueden confundir los cólicos o con colores abdominales.

Ello así, es sumamente importante que la madre logre identificar la diferencia entre un cólico y un dolor, dado que éste ultimo puede ser síntomas de otro tipo de complicaciones.

De hecho, la presencia de dolores abdominales durante el embarazo, puede indicar la existencia de ciertas complicaciones. Ahora bien, si durante el embarazo se evidencia un sangrado combinado con dolores, tanto la madre como el bebé pueden estar en grave peligro.

Posibles complicaciones
Ante la combinación de un sangrado con dolores abdominales, podemos estar en presencia de:

1. Un embarazo ectópico, éste consiste en que el óvulo ya fecundado de la mujer, se aloja fuera del útero.

2. Un aborto espontáneo, el mismo consiste en que simplemente el cuerpo de la mujer está rechazando el feto, teniendo como consecuencia la expulsión del mismo.

3. Infecciones urinarias. Si el sangrado está acompañado de dolores y fiebre podemos estar en presencia de una infección.

4. Separación de la placenta del útero.