Cuidados durante la semana 7 del Embarazo

La semana 7 del embarazo es muy importante, debido a que el embrión pasa a ser un feto. Si bien es cierto, que pasan estos cambios tan importantes en tu cuerpo, todavía estos no se nota a simple vista.
Ya aquí se ha alcanzado el primer trimestre del embarazo y todavía hay muchos cambios por venir. Poco a poco las hormonas van preparando fuerte, mientras que el bebé se va desarrollando.
Principalmente, van cambiando los pechos a los fines de producir leche y almacenarla hasta que nazca el bebé. De igual manera, el útero va creciendo poco a poco, aunque todavía no hay cambios significativos en su tamaño.
Debido a todos estos cambios, muy importante que se haya ido a las primeras consultas ginecobstetra. De hecho, es especialista es gente orientará a lo largo del embarazo y te guiará sobre los cuidados que deben de tener en cada etapa.
Cuidados durante la semana 7 del embarazo
Asimismo, aquí te presentaremos cuáles son los cuidados que debes tener durante la semana 7 del embarazo.
Una Dieta Balanceada ante la presencia de los antojos
Ante todo, debes de tener una dieta balanceada. Ciertamente, la mayoría de las mujeres embarazadas tienen antojos, pero se debe de tener cuidado con la cantidad de alimentos que se deba ingerir. Por lo tanto, es recomendable tener una variedad de alimentos tanto dulces como salados para así satisfacer el antojo se pueda tener en cualquier momento del día. Entre algunos alimentos están el chocolate, las galletas tanto dulces como salados, caramelos, aceitunas, entre otros. Pero recuerda siempre, consúmenlos moderadamente.
Se recomienda consumir alimentos que tengan omega 3 y ácidos grasos. Este componente lo puedes conseguir en los pescados, especialmente en las sardinas y otros pescados azules.
Mantenerte activa durante el embarazo moderadamente
También es muy importante que la futura madre realice una rutina de ejercicios. Si esta ya viene realizando una rutina de bajo impacto, puede seguir realizándola durante el embarazo. Sin embargo, si esta rutina que realizaba de alto impacto, es recomendable siempre consultar a tu médico especialista de confianza y este se orienta si debes seguir, disminuir o parar esa actividad.
Asimismo, si la mujer embarazada no tenía ninguna rutina de ejercicios, es bueno comenzar poco a poco las actividades de ejercicios. Se recomienda comenzando a caminar paulatinamente, hasta obtener una rutina apropiada a su necesidad.