Embarazarse después de una Cesárea


Como todos sabemos la cesárea es una intervención quirúrgica, la cual requiere de unos cuidados post operatorios distintos al parto natural.
Ciertamente, estos cuidados especiales son como consecuencia que la cesárea genera efectos distintos al parto vaginal.
Así, tenemos como principales diferencias, obviando la cicatriz, que esta intervención quirúrgica debilita severamente la zona del útero y provoca mucho cansancio al paciente.

¿Cuáles cuidados se deben tener después de una cesárea?

Para una recuperación óptima de los pacientes, se deben seguir al pie de la letra las recomendaciones y procedimientos establecidos por sus médicos tratantes.
Así, debemos destacar que es indispensable que el paciente guarde reposo absoluto durante las primeras 24 horas, después de la cirugía.
Incluso, debe mantener un reposo durante un tiempo prudencial, conforme indique el médico tratante, a los fines de evitar complicaciones. De hecho, el reposo es de gran importancia en virtud que las cicatrices generadas por la operación deben de sanar, y tu organismo debe recuperarse del embarazo.
Es importante evitar actividades físicas, movimientos bruscos, especialmente carga o hacer fuerza para levantar cosas pesadas. Igualmente, se puede considerar utilizar fajas, las cuales son de gran ayuda para la recuperación.

¿Embarazo después de una cesárea?

Ahora bien, sabiendo los efectos de la cesárea así como las posibles complicaciones debemos tener presente, ciertos aspectos antes de volver a quedar embarazadas. Ello en virtud, que este tipo de intervención quirúrgica provoca efectos en los embarazos futuros.
Principalmente, debemos considerar para disminuir las probabilidades de riesgo durante el embarazo, el tiempo transcurrido desde la fecha de la intervención.
Dado que el cuerpo requiere tiempo para recuperarse de dicha intervención, la cual, si bien es cierto, no es una operación compleja, presenta muchos riesgos para las madres.
Este tiempo prudencial es para la recuperación física de la operación, reponer nutrientes que se pierden con el embarazo y por el periodo de lactancia.
Así, un embarazo transcurrido tres meses desde la cesárea, tanto madre como hijo están propensos de sufrir complicaciones, aunque es poco frecuente.
Debemos recordar que en un parto por cesárea se pierde el doble de sangre que en un parto normal, (aproximadamente un litro), lo cual puede generar anemia a la madre.
Algunos especialistas recomiendan, como mínimo el transcurso de 18 a 23 meses para un nuevo embarazo, después de una cesárea.
Sin embargo, debemos recordar que la edad de la madre presenta un elemento de gran importancia, no solo para la recuperación de la cirugía, sino para las complicaciones del embarazo.
Ciertamente, una mujer menor de 35 años, con los cuidados adecuados puede recuperarse más rápidamente de la operación, así como presentar un embarazo con menos riesgos.
Así, las pacientes que tuvieron un parto por cesárea presentan altas posibilidades de presentar complicaciones en futuros embarazos

¿Cuáles son los riesgos para futuros embarazos?

Se ha determinado un aumento en el riesgo de anormalidades fisiológicas, patológicas y bioquímicas en el bebé, partos prematuros o incluso muerte neonatal o después del parto.
Por ello, los partos por cesárea deben ser considerados como última opción.