Fertilidad de la Mujer

Muchas mujeres presentan problemas para quedar embarazadas, a pesar que no presentan problemas de salud o de infertilidad. Ello es motivo, que son muy poco los días en los cuales la mujer puede quedar embarazada.
Estos días de fertilidad, están vinculados directamente al ciclo menstrual de la mujer, y para aquellas personas que quieren tener un bebé, es muy importante reconocerlos.
Los ciclos menstruales de la mujer, suelen comprenden de 28 a 30 días, siendo los 14 ó 15 días después de la menstruación, más propicios para concebir.

Fase del ciclo menstrual

A los fines de tener una mayor claridad sobre el presente tema, consideramos necesario hacer una breve referencia, sobre las fases del ciclo menstrual, a saber:
- Fase folicular: tiene inicio al primer día de la menstruación y culmina cuando se libera el óvulo.
- Fase de ovulación: es cuando se emitir el óvulo, portador del material genético de la mujer, el cual debe ser fecundado. Puede durar dos o tres días.
- Fase lútea: se presenta durante la implantación del posible embarazo o hasta la menstruación.

Formas de identificar la fase de ovulación

Actualmente, debemos indicar que existen tests de ovulación a los fines de determinar el momento adecuado para la concepción.
Sin embargo, vamos a indicar otras formas de reconocer estos días de fertilidad, tomando como base el flujo vaginal y en la temperatura basal.

- Temperatura Basal

La temperatura basal básicamente es la temperatura del cuerpo al despertarse, el cual esta relacionado con el ciclo menstrual de la mujer.
Tomando en cuenta estos cambios en la temperatura, se desarrolló el método sintotérmico de fertilidad. Este método consiste en realizar anotaciones dejando constancia de las temperaturas corporales de la mujer al levantarse, lo cual debe realizarse durante varios meses, para establecer un patrón regular durante varios meses.
Antes de la fase de ovulación, la temperatura puede oscilar entre los 36,5°C y los 36,7°C, teniendo un aumento entre 0,3°C y 0,5°C, una vez concluido los días fértiles de la mujer. Dicho aumento en la temperatura corporal se mantiene hasta la menstruación.
Así, debe mantener relaciones sexuales los dos o tres días antes al aumento de temperatura, lo cual aumentará las posibilidades de concepción.
- Flujo Vaginal
El flujo vaginal consiste en reconocer la variación en la textura del flujo vaginal, ocasionada por los cambios hormonales.
Así, en los días en los cuales las mujeres no son fértiles, el moco cervical es de color blanquecino o amarillento, no siendo de gran abundancia y de textura pegajosa. No existe lubricación natural.
Posteriormente, podemos observar dos o tres días antes a la fase de ovulación, que el flujo se vuelve más abundante, se vuelve transparente, muy parecido a la de la clara de huevo.
Es importante, reconocer los aspectos anteriores, por cuanto, el periodo más fértil de la mujer ocurre el último día en que hay mayor abundancia del flujo.
Finalmente, el flujo se vuelve seco y pegajoso, hasta que llega la menstruación.