La alimentación y el Embarazo


El embarazo representa un periodo de cambio para la mujer, no sólo físicos, hormonales, psicólogos, sino incluso alimenticios.

Este cambio alimenticio conlleva muchos aspectos, es decir, no sólo consiste en evitar ingerir ciertos alimentos, sino además mantener una alimentación balanceada.

Así, debemos precisar que el cambio de nuestra alimentación tiene como principal objetivo que el bebe tenga un adecuado desarrollo durante el periodo de gestación.

De igual forma, esta alimentación balanceada tiene como finalidad fortalecer el cuerpo de la madre, a los fines de vitar posible complicaciones durante el embarazo.

En ese sentido, el importante seguir la indicaciones de su médico tratante, en virtud que por el contrario de lo que piensa muchas personas comer bien no es sinónimo de comer en grandes cantidades.

En relación a la alimentación balanceada, se suele incluir ciertos suplementos alimenticios como vitaminas o minerales, con el objeto de fortalecer tanto a la madre como al bebe.

Alimentos que se recomienda no ingerir

Conforme las indicaciones de su médico tratante debemos evitar el consumo de ciertos alimentos, entre los cuales tenemos:
-Pescados o mariscos sin cocinar. Estas proteínas del mar al ser producto de la pesca, no suelen presentar controles sanitarios mínimos.
Ciertamente, siendo que el pescado y los mariscos no se encuentran bajo un régimen sanitario rígido, los mismos presentan un alto riesgo para su consumo, el cual aumenta por la falta de cocción
Sin embargo, existe otro riesgo en relación a las proteínas provenientes del mar, dado que algunos de los pescados presentan metilmercurio.
Este metal en grandes cantidades afecta el desarrollo del feto, incluso de niños pequeños.
-Productos Lácteos no procesados o pasteurizados. El proceso de pasteurización permite eliminar las bacterias propias de estos alimentos, lo cual disminuye el riesgo de consumir un agente que perjudique tu embarazo.
Lo anterior, no quiere decir que debamos evitar el consumo de productos lácteos, sino que debemos estar atentos a que los mismos se encuentren pasteurizados.
-Carnes rojas o blanca crudas. Es poco común conocer persona que le guste la ingesta de carnes rojas o blancas crudas.
Sin embargo, el habitual las personas que comen las carnes rojas en el conocido “termino medio”.
Ello así, debemos precisar nuevamente, que el consumo de proteína animal, que no esté debidamente cocinada puede presentar bacterias, las cuales pueden comprometer el embarazo.
-El alcohol. Durante el periodo de gestación es de vital importancia evitar la ingesta de alcohol durante el embarazo, a los fines de prevenir   los trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF) o síndrome alcohólico fetal (SAF).

La cafeína. Esta bebida no es recomendable durante la gestación, en virtud que su consumo en grandes cantidades aumenta la posibilidades de un aborto.

Igualmente, el alto consumo de cafeína ha sido asociado a los bebés con un peso inferior al promedio, aunque no ha sido confirmado.

No obstante lo anterior, los especialista permiten el consumo de café en pequeña porciones y bajos en cafeína, a diferencia del alcohol.

Debemos recordar, que los chocolates, el té, refrescos, entre otras, pueden presentar altos niveles de cafeína.