El embarazo es un riesgo para la mujer

Como tal el embarazo no es un riesgo para la mujer. Ciertamente, el organismo de la mujer ha sido diseñado por la naturaleza para que pueda desarrollar y crear una nueva vida.

 Sin embargo, existen factores que pudiese tener la mujer, que consiguieran poner en riesgo la salud tanto de la futura madre como del bebé que está desarrollándose dentro de ella.

 Entre los factores que pudieran existir, se encuentran los siguientes:

 Síndrome de Ovario poliquístico 

 El síndrome de ovario poliquístico es un trastorno que pudiese tener la mujer antes de quedar en estado y que pudiera afectar al embarazo. Primeramente, afecta la capacidad de una mujer para poder quedar embarazada y que este culmine exitosamente.

 De hecho, este síndrome puede provocar tasas más altas de aborto espontáneo, para ser exactos la pérdida espontánea del feto antes de las 20 semanas de gestación, parto prematuro y preeclampsia. 

Obesidad 

Aunque no lo parezca, la obesidad puede no sólo dificultar el embarazo, sino además aumentar las probabilidades de que la mujer desarrolle diabetes durante el embarazo. De esta manera, hace que se desarrolle dificultosamente el embarazo y también pueda desarrollar preclamsia.

 Diabetes 

La diabetes es una condición con la cual puede nacer la mujer o desarrollar a lo largo de su vida e incluso mientras se encuentra embarazada, como se indicó en el punto anterior. Por lo tanto, es de suma importancia que la mujeres diabéticas regulen sus niveles de azúcar en la sangre antes de quedar embarazadas.

 La importancia de mantener los niveles altos de azúcar en la sangre se debe a que, sino no son debidamente controlados, pueden causar defectos de nacimiento al bebé durante las primeras semanas de embarazo.

De hecho, esto pudiera pasar antes de que las mujeres sepan que están embarazadas. Hipertensión sanguínea La hipertensión o la presión alta sanguínea puede afectar gravemente la salud tanto de la futura madre como del bebé.

Ciertamente, las mujeres con hipertensión que no se cuidan bien, pueden aumentar el riesgo de desarrollar preeclampsia, causar daños graves en los riñones e incluso que el bebé tenga bajo peso al nacer.

 SIDA o VIH positivo

 Las mujeres con SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) tienen las células del sistema inmune dañadas, por lo que dificulta la defensa del organismo contra las enfermedades, infecciones e incluso al cáncer.

Por lo tanto, el desarrollo del embarazo en una mujer con esta condición puede ser bastante riesgoso para ella. No solo eso, es muy probable que la futura madre transmita el virus a su feto durante el embarazo; durante el parto o incluso durante la lactancia. Sin embargo, actualmente existen tratamientos efectivos para que haya menos probabilidad de transmitir el SIDA de la madre a su bebé.

Además, las mujeres con VIH positivo pueden actualmente tener un parto vaginal, en donde no se contagie al bebé. Asimismo, también pueden tener un parto por cesárea, pero todo va a depender de las cargas virales, esto es la cantidad de VIH que se encuentra activo en la sangre de la mujer.