Embarazo anembrionario

Un embarazo anembrionario, también conocido como "óvulo marchito", sucede cuando el óvulo es fecundado y este, al decender al útero y se fija a la pared del mismo, no se termina de desarrollar. Ciertamente, ocurre todo el proceso para que se forme el saco del embrión, sin embargo, este no se forma como tal.

De esta manera, esto ocurre en el primer trimestre, cuando mayormente la mujer todavía no sabe que está embarazada. Asimismo, esto produce que haya muchas normalidades a nivel cromosomático y por ello, el organismo rechaza el embrión, ocasionando en la mujer un aborto natural.

 Una de las primeras cosas que se debe saber si le han diagnosticado un óvulo afectado es que se trata de una pérdida. Desgraciadamente, este es un tipo de aborto espontáneo.

 ¿Cómo puedo saber si estoy teniendo o he tenido un óvulo afectado? 

Un óvulo afectado puede ocurrir muy temprano en el embarazo, antes de que la mayoría de las mujeres sepa que está embarazada. Sin embargo, puede experimentar signos de embarazo, como un período menstrual perdido o tardío e incluso una prueba de embarazo positiva.

 De hecho, la placenta puede seguir creciendo y mantenerse por sí misma sin un feto durante un corto período de tiempo, y las hormonas del embarazo pueden seguir aumentando, lo que llevaría a una mujer a creer que todavía está embarazada.

 Generalmente, no se realiza un diagnóstico hasta que una prueba de ultrasonido muestre un útero vacío o un saco gestacional vacío. Asimismo, es posible que tenga calambres abdominales menores y manchas o sangrado vaginal menores.

 ¿Qué causa un embarazo anembrionario? 

Un óvulo afectado es la causa de aproximadamente el 50% de los abortos espontáneos en el primer trimestre y mayormente es el resultado de problemas cromosómicos. El cuerpo de una mujer reconoce los cromosomas anormales en un feto y, naturalmente, no trata de continuar el embarazo porque el feto no se convertirá en un bebé sano.
 De esta manera, esto puede ser causado por una división celular anormal, o esperma o huevo de mala calidad.

 ¿Cómo se puede prevenir un embarazo anembrionario? 

Desafortunadamente, en la mayoría de los casos, un óvulo afectado no se puede prevenir. De hecho, algunas parejas buscarán pruebas genéticas si ocurren múltiples pérdidas tempranas del embarazo. Un óvulo afectado es a menudo una ocurrencia única, y rara vez una mujer experimentará más de uno.

La mayoría de los médicos recomiendan que las parejas esperen al menos 1-3 ciclos menstruales regulares antes de tratar de concebir nuevamente después de cualquier tipo de aborto espontáneo.