Los perros transmiten toxoplasmosis

Esta afirmación la han hecho muchas personas. Pero, déjeme decirles, que esto es totalmente falso, debido a que los perros no son los causantes de esta enfermedad.
Para ello, estimamos importante explicar cuál es el ciclo del parásito toxoplasma gondii, el culpable es el que ocasiona la toxoplasmosis. De esta manera, verás que el causante de esta enfermedad no es el perro y ni tan siquiera del gato, sino de las heces contaminadas del gato.

Ciclo de vida de la toxoplasmosis

El parásito que causa la toxoplasmosis se encuentra en los tejidos de otros animales, como los ratones, las ovejas, los cerdos y las vacas. De hecho, si una persona come de la carne infestada de algunos de estos animales, puede contraer esta enfermedad.
Pero, no sólo se consigue en los tejidos de estos animales, sino también sus heces. De esta manera, cuando de alguna forma el gato ingiere alguno de estos, automáticamente y afecta de este parásito.
Al ingresar el parásito al organismo del felino, da lugar a que este se reproduzca dentro del estómago de este. Ciertamente, aquí son liberados los huevos de estos parásitos.
Posteriormente, si bien el gato no se enferma, su organismo hará lo posible para eliminar estos agentes. Por lo tanto, saldrán por las heces del felino. Es importante resaltar, que en el único medio por el cual la toxoplamosis logra realizar su ciclo es a través del organismo del gato y de ningún otro animal.
Una vez afuera, cualquiera que tenga contacto con estas heces, se contaminará de esta enfermedad. Asimismo, cuando ingresen al organismo de este nuevo animal o incluso de un humano, los huevos del toxoplasmosis penetrarán la pared intestinal y con ello se esparcirán por la sangre.

¿Cómo afecta al gato y al humano que se infecta de toxoplasmosis?

Realmente el gato no va a tener síntomas, debido a que todo este proceso se realiza debido a que el felino se convierte en un portador de la enfermedad.
Los portadores son aquellos individuos que logran ser el medio por el cual un parásito, bacteria logre completar su ciclo de vida, pero no es afectado por la enfermedad que ocasione dichos parásitos.
Por otro lado, los humanos que son infectados por la toxoplasmosis, apenas tendrán uno que otro síntoma. Sin embargo, en el caso de las embarazadas, el parásito se alojará en el feto y ocasionará una toxoplasmosis congénita.
Entonces, pueden ocurrir dos cosas: que el feto sobrevive o que se ocasione un aborto espontáneo. En el caso de que el feto sobreviva, al nacer puede tener grandes problemas en su desarrollo al nacer. De hecho, puede tener problemas en la vista, perdidas en la audición, sufrir de hidrocefalia, padecer de dificultades en el aprendizaje e incluso nacer graves capacidades mentales.
Es por ello, que la embarazada debe tener cuidado con las heces del gato y no de los perros. Por ello, es recomendable que el gato no salga para sitios donde pueda estar en contacto con ganado o con roedores que pudieran afectar y convertirlo en portador de esta enfermedad.
Si tu gato no sale de casa, no tendrás inconvenientes para determinar si es portador de toxoplamosis. Pero, si se llega a escapar, procura llevarlo al veterinario para descartar cualquier cosa y evita tener contacto con sus heces.