¿Me puedo operar durante el embarazo?


En ocasiones, puede ocurrir que el embarazo transcurra sin inconvenientes o complicaciones. Sin embargo, puede ocurrir que la futura madre necesite de algún tipo de cirugía para otro tipo de afección.
Además, puede suceder que el único tratamiento recomendado sea la cirugía y que no haya otra manera de tratar el padecimiento de la futura madre.
Ciertamente, es difícil el tomar la decisión de operarse mientras se está embarazada. Por lo tanto, siempre debe consultarse con un médico especialista.
Algunas veces puede ocurrir que se amerite de una cirugía de emergencia. Sin embargo, siempre habrá un equipo de obstetricia que se encargará de controlar al bebé que aún se encuentra en el útero, mientras se prepara y se realice el procedimiento.

¿Cuándo se puede requerir una operación mientras se está embarazada?

Entre las posibles razones que pueda necesitar una embarazada de una intervención quirúrgica se encuentran:
  • Emergencias quirúrgicas graves como apendicitis o intestinos bloqueados.
  • Una factura de algún hueso
  • Algún trauma
  • Una infección muy grave
  • Posible cáncer

¿Qué se debe verificar cuando se amerite una cirugía mientras se está embarazada?

En primer lugar, se debe determinar si realmente es sumamente necesaria la intervención quirúrgica. De esta manera, se verifica si es urgente realizarla en el momento o si esta puede esperar para después de que nazca el bebé.
Si es necesaria la operación, se debe considerar y minimizar cualquier riesgo para el bebé. Asimismo, al momento de la cirugía, se constituirá un equipo multidisciplinario el cual por un lado se velará por los signos de la madre y por el otro, se monitoreará al bebé.
Además, el especialista encargado velará por cuáles medicamentos puede tomar la embarazada y sean seguros para su bebé. De hecho, el médico deberá tomar precaución de posibles efectos secundarios que pudieran dañar al bebé.
Asimismo, el uso de medicamentos para prevenir contracciones o para madurar los pulmones del bebé se puede considerar, dependiendo de su situación particular.

¿Cuáles son los riesgos que puede tener el embarazo?

El mayor temor que tienen las futuras madres por una cirugía es por la anestesia. Sin embargo esta en sí misma no es riesgosa para el bebé. Además, a medida que la anestesia se elimina del sistema de la madre, a su vez se elimina de la circulación del bebé.
Asimismo, los medicamentos para el dolor, cuando se usan por un corto período de tiempo, no representan un riesgo para el bebé. En sí, los riesgos se consideran por trimestres:

Primer Trimestre

En esta etapa, el mayor riesgo es de aborto espontáneo. Sin embargo, las estadísticas indican que puede ocurrir en el 10% de los casos, pero no se sabe si es debido a la cirugía.

Segundo Trimestre

Aquí baja considerablemente los riesgos cuando la futura madre necesita una intervención quirúrgica. De hecho, el que ocurra un aborto está por debajo del 1%.
Esto se debe a que el útero no es tan grande en esta etapa del embarazo, lo cual es algo muy importante de tomar en cuenta cuando se planifica una cirugía abdominal.

Tercer Trimestre

El mayor riesgo es que ocurra un parto pretérmino, ocasionado por la cirugía o después de realizada esta. Ciertamente, este riesgo es de aproximadamente 9%, sin embargo varía dependiendo de la semana en que se encuentre el embarazo. Mientras más desarrollada este la gestación, mayor será la posibilidad de parto adelaecntado.