Sangrado en el embarazo

Si bien el sangrado en el embarazo puede ser algo normal, puede llegar a asustar o inquietar a la futura madre. Ciertamente, es aterrador incluso para la mujer más consciente de esta circunstancia.Aquí te daremos a conocer las causas del sangrado durante el embarazo, cómo saber cuándo es grave y qué se debe hacer si le llegase a suceder.

Causas del sangrado en el embarazo

Cuando ocurre un sangrado leve o manchado en el principio del embarazo, no representa un peligro para el bebé o la madre. De hecho, es algo común que ocurra cuando se tienen relaciones sexuales o por razones que no tienen nada que ver con el embarazo, como infecciones o rasgaduras en la pared vaginal.Sin embargo, cuando ocurre un sangrado mayor, puede ser indicativo de alguna variedad de complicaciones. Entre ellas, pueden ocurrir las siguientes:

Sangrado de implantación

La implantación del óvulo en las paredes del útero ocurre entre las 4 semanas de embarazo. De hecho, esto ocurre debido a cuando el óvulo es fecundado, este se adhiere a la pared uterina.
Por lo tanto, si se nota una pequeña cantidad de sangrado dentro de los 10 días después de la concepción, lo más probable es que se deba a la hemorragia de implantación y de la que no se debe preocupar.

Embarazo ectópico

Este tipo de embarazo ocurre cuando un óvulo fertilizado se implanta en otro lugar que no sea en el útero. Mayormente, ocurre una de las trompas de Falopio. Desgraciadamente, el embarazo ectópico no puede progresar normalmente y puede ser mortal para la madre si no se diagnostica a tiempo.Te puede interesar: Embarazo Ectópico

Relaciones sexuales

El cuello uterino se inflama durante el segundo y tercer trimestre, debido al aumento en el suministro de sangre en el área. Por ello, las relaciones sexuales enérgicas pueden causar uno que otro sangrado durante el embarazo.

Aborto espontáneo

Este consiste en la pérdida espontánea de un embarazo en las primeras 20 semanas de su gestación. Además, este sangrado ocurre como síntoma acompañado por otros como dolor abdominal o calambres.

Embarazo molar

Este tipo de embarazo es aquel que no es viable, esto debido a que se caracteriza por un crecimiento anormal en la placenta. De esta forma, por lo general, se desarrolla un feto anormal.Te puede interesar: ¿Qué es un Embarazo Molar?

Desprendimiento de la placenta

En este caso, la placenta se desprende de la pared del útero, ocasionando hemorragia vaginal grave y pone en peligro la vida del bebé y la futura madre. Esta afección es muy rara, pero es la causa más común de hemorragia grave cuando se está finalizando el embarazo. Están atípica, que solo ocurre al 1% de todos los embarazos.

Parto prematuro

Aquí el sangrado vaginal es acompañado de contracciones, cólicos, diarrea, presión pélvica o dolor de espalda antes de las 37 semanas. Desgraciadamente, puede tener graves repercusiones para el bebé si no se trata a tiempo.
Si estos síntomas aparecen después de las 37 semanas, pudiera ser el comienzo normal del trabajo de parto.