Sangrado a los 7 meses de embarazo


El embarazo es un proceso complejo para toda futura madre, en el cual la mayoría de los casos no presenta mayores complicaciones. Sin embargo, existe un pequeño grupo de futuras madres que suelen presentar algunas complicaciones adicionales.
De hecho, algunos expertos afirman que el 10% de las futuras madres presenta complicaciones durante la gestación.
Así, tenemos que uno de los problemas que se pueden presentar son las hemorragias vaginales.
En ese sentido, tenemos que algunas madres suelen presentar pequeños sangrados en los últimos meses del embarazo.

Diferencia entre los sangrados

En relación a esta complicación, resulta muy importante poder diferencia si estos sangrados son pequeños manchones o por el contrario son hemorragias vaginales. Así, la gran diferencia entre un “manchado” y una “hemorragia vaginal” es la cantidad de flujo.
Básicamente en un manchado, presenciamos unas cuantas gotas de sangre, muy inferior a un periodo menstrual.
Mientras que en las hemorragia vaginales el flujo es equiparable a un período menstrual de la mujer.
La importancia entre esta diferencia radica en el hecho que un simple manchado no representa mayores riesgos para la madres o para el bebé.
Aunque por el contrario, una hemorragia vaginal se puede constituir o representa un grave problema para ambos.

Posibles causas de un sangrado durante el séptimo mes de embarazo

La hemorragia vaginal puede tener distintos motivos o causas, uno de los principales motivos es mantener relaciones sexuales. Ello en virtud que durante el coito, puede generarse impacto o vibraciones que afecte el vientre de la madre.
No obstante, ello no quiere decir que no se pueda practicar las mismas, salvo que el médico recomienda la abstención.
De igual forma, tenemos como otra causal los exámenes médicos invasivos, los cuales pueden estar constituidos como exámenes médicos de rutinas.
Asimismo, tenemos que es muy común las infecciones vaginales o enfermedades que comprometan el sistema reproductivo de la madre.
Por otra parte, tenemos que el sangrado puede ser síntomas de otras complicaciones mucho más graves.
Así, tenemos que el sangrado puede representa complicaciones con la placenta tales como su desarrollo fuera del útero o desprendimiento de la misma.
De igual forma, un sangrado o una hemorragia significativa puede ser señal de un aborto espontaneo.
Cualquiera de estas complicaciones puede representa un riesgo tanto para la madre como para el bebé.

Otros Síntomas

Hemos indicado que un simple manchado no constituye un factor de riesgo para la madre o para el bebé.
De igual forma, se precisó que ante un sangrado o hemorragia, puede ser síntomas de complicaciones serias que pueden comprometer tanto a la madre como al bebé.
Además, es importante que la madre determine si este sangrado en un síntoma único o si presenta cualquier otro síntoma acompañado. De hecho, un sangrado acompañado de cólicos, dolores desmayos, mareos, vómitos o diarrea, puede representar síntomas que deben ser atendidos de inmediato por la madre.
Así, debemos recomendar que ante la concurrencia de uno o más síntomas ante un sangrado o hemorragia se recurra inmediata a su médico.